martes, 16 de febrero de 2010

OSCAR IN MEMORIAM

Entre los comentarios recibidos a la muerte de Oscar, destacamos uno, el de David COSTALGO MERUELO, como noticia (aparte de quedar como comentario), por la expresividad y profundidad de sentimientos que expone, para que lo lean todos los sotillanos.

=======================================================

1 comentario:Anónimo dijo...
Los inviernos fríos, oscuros, a veces, consumen la esperanza., de David Costalago Meruelo.

Hoy a las 18:45

Si algún tirano de los recuerdos ahora me dijera que debo elegir sólo unos cuantos de entre los almacenados en mi memoria episódica, y deshacerme de todos los demás, la decisión sería cercana al suicidio.

Mi memoria es tan mala, que me bloquearía con el mismo esfuerzo de intentar recopilar los mejores momentos de mi vida.

Sería como obligarme a elegir una sola canción con la que desaparecer en una isla desierta, y olvidada (de nuevo el olvido, frío y oscuro como este invierno). Las posibilidades de dejar atrás algo importante son demasiado altas como para asumir ese riesgo, y no podría evitar el colapso mental.

Este invierno, más frío y más oscuro que otros, se presenta como el dictador de memorias. Este invierno, frío, oscuro, más que otros inviernos, ha hecho que este domingo se me encojan las costillas.

Tengo claros unos pocos de los recuerdos que siempre guardaré. Algunos pasan por el mismo lugar, lugar encajado allí donde no hay sombras por no llegar el sol (noches eternas al calor de las glorias), y por la misma gente, habitantes de la alegría de mi memoria.

Las estaciones frías, oscuras, hacen pensar en lo que nos queda de una forma algo distinta: comparándolo con lo que se va.

A veces queda la vida, y se va el recuerdo. Otras se va la vida y deja el recuerdo. Depende de lo frío y oscuro que sea el invierno. Este invierno, frío y oscuro.

Este invierno tengo claros ciertos recuerdos que no se irán…

Pasan por mi cabeza tardes de domingo en campos de cardos y piedras. Campos que hacen daño. Que encogen costillas.

Pero no son estas piedras ni estos cardos los que quedarán. Ganará la luz, y el recuerdo de aquel lugar, de sus gentes y de lo que se compartió (no importa cuánto, importa el resto).

Los inviernos fríos, oscuros, pasan y se alejan. El recuerdo, no.

Seguiré arrastrándome hasta la primavera.


Óscar In Memoriam .15 de febrero de 2010, 21:32

6 comentarios:

  1. Me uno a tus palabras David. Siempre nos quedará el recuerdo.

    ResponderEliminar
  2. El recuerdo de Óscar nos acompañará siempre al igual que la huella que deja en los corazones de los que le hemos querido

    ResponderEliminar
  3. Se nos ha ido un gran amigo y una gran persona. Te recordaremos siempre.

    ResponderEliminar
  4. 1FUERTE ABRAZO PARA LA FAMILIA,AMIGOS Y TODO SOTILLO

    ResponderEliminar

COMENTARIOS:

BLOG DE LA A. C.EL SOTO