martes, 10 de mayo de 2011

Cuidado con quemar los sarmientos

FUENTE INFORMATIVA: Diario de Burgos Digital, del jueves,  del 5 de mayo de 2011


Ribera 05/05/2011


Quintanamanvirgo / Medio ambiente

Condenan a seis meses de prisión a dos viticultores que prendieron fuego a un ribazo

Los condenados tendrán que pagar una multa de 1.080 euros, ya que se imponen seis euros diarios durante el medio año de prisión.

Las quemas son habituales en la Ribera del Duero, para
destruir, por ejemplo, los palos de las podas de las viñas.
FOTO: DB

DB/QUINTANAMANVIRGO
La práctica de quemar ribazos, arroyos y perdidos, que sigue muy extendida en el ámbito rural, puede salirle muy cara a dos vecinos de la localidad ribereña de Quintanamanvirgo, que han sido condenados por el Juzgado de lo Penal número 2 de Burgos a una pena de seis meses de prisión con una multa de seis euros diarios tras considerarles culpables de un delito de incendio forestal.

Los ahora condenados fueron sorprendidos por agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León mientras estaban realizando una quema próxima a una viña de su propiedad. Para ello, procedieron a poner fuego a un ribazo situado en las proximidades de su plantación, sin caer en la cuenta de que el terreno que estaban quemando pertenecía a una cañada, y en consecuencia, se trata de terreno forestal desarbolado.

Esta circunstancia ha hecho que el Juzgado de lo Penal número 2 de Burgos falle que se trata de un delito de incendio forestal, contemplado en los artículos del 358 al 362 del Código Penal, sancionándolo con 1080 euros de multa, además de su inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo durante la condena.

La sentencia, que no es firme, ha sido recurrida por los dos vecinos de Quintanamanvirgo ante la Audiencia Provincial, por lo que habrá que esperar a este nuevo fallo para ver como quedan finalmente enjuiciados los hechos.

Desde la Agrupación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla y León advierten de que quemas como la ahora penada se realizan habitualmente en muchas localidades de la Ribera del Duero para destruir los palos de la poda de las viñas. En muchas ocasiones, no se queman en la propia parcela, sino que se aprovechan caminos, linderos o incluso fincas colindantes o ribazos para efectuarlo, pensando en la limpieza de los linderos de las parcelas. Sin embargo, si se producen en determinadas circunstancias, relacionadas con la naturaleza del suelo quemado, la intencionalidad o la entidad y superficie afectada por el fuego, puede ser considerado un hecho extremadamente grave que puede conllevar una condena penal como en este caso.

BLOG DE LA A. C.EL SOTO