martes, 27 de noviembre de 2012

Cata de vinos Felix Callejo


La enciclopedia del vino llega desde Sotillo de la Ribera

 José Félix Callejo dirigió la cata dedicada a los vinos de la bodega que lleva su apellido.

 Vie, 16/11/2012


Burgos

La familia Callejo puede presumir de una larga tradición en el mundo del vino, anterior, incluso, a la actual bodega que se crea cuando Félix Callejo tuvo que asumir las riendas del negocio familiar a los 16 años tras la muerte de su padre. Tanto su abuelo Faustino, como su padre Félix, poseían viñedo, además de ser ‘corredores de vino’, una especie de agente comercial, encargado de vender las partidas de vino elaborado en Sotillo. El fundador llevaba en la sangre el conocimiento del mundo del vino y en el corazón un sueño: elaborar su propio vino. Ese logro se consiguió en 1989 cuando sale a la luz la primera cosecha.

 



Hoy sus vinos visitan las mejores mesas del mundo y están considerados entre los más valiosos de la Ribera del Duero, una denominación a la que han contribuido a ensalzar. El carácter inquieto del fundador hizo que desde el principio la máxima de esta bodega haya sido la de dar a conocer la grandeza de sus vinos, haciendo viajes por todo el mundo, desde Japón hasta América, asistiendo a Ferias, contactando con nuevos clientes. Ha sido pionero, siempre con su botella debajo del brazo, al introducir los vinos de Ribera del Duero, en países donde apenas había cultura del vino. Los vinos de Bodegas Callejo son un compendio de tradición vinícola, de conocimiento de las viñas y el vino, de las técnicas, de los tiempos, un saber enciclopédico que se expresa en un catálogo plagado de sobresalientes en las notas de los principales expertos del mundo.

Con estos precedentes se explica el gran interés de los amantes del vino por asistir a esta segunda cata del ciclo que EL CORREO DE BURGOS desarrolla todos los jueves de noviembre en el majestuoso claustro del hotel NH Palacio de la Merced.

La cata celebrada ayer fue conducida por Félix Callejo (hijo), quien sigue la tradición familiar y se ocupa desde 1999 de la dirección técnica de la bodega, tanto del viñedo como de la elaboración de vino. Sobre el mantel, tres referencias, todas ellas de 2009: Callejo (89 puntos en la Guía Peñín), Majuelos de Callejo (92 puntos Stephen Tanzer) y Finca Valderoble (92+ puntos The Internacional Wine Review). Unas notas que siguen el camino de los 98 puntos Robert Parker obtenidos en 2003.

Los numerosos invitados a la cata disfrutaron como nunca con una colección de estrellas de la constelación de la Ribera del Duero, de la que esta bodega de Sotillo es un abanderado en todo el orbe.

El correo de Burgos.

BLOG DE LA A. C.EL SOTO