domingo, 2 de mayo de 2010

Arreglo de las puertas traseras de la iglesia

Parece bastante claro que en sus inicios ésta era la puerta principal de acceso a la iglesia, hasta que bastantes años más tarde se construyó la actual fachada neoclásica con las nuevas puertas de acceso.

Son esas puertas traseras de la iglesia, de la zona que la gente llama vulgarmente la “guasera”, las que han sido reparadas. El agua y la carcoma las habían deteriorado, y en su parte inferior estaban podridas. Cándido con paciencia y buen hacer las ha reparado y ha repuesto algunos de sus cuarterones. Quizá ahora no le vendría mal una mano de barniz o pintura.

Dichas puertas dan acceso al hueco que hay debajo del coro, y que siempre se había empleado como almacén para guardar las piezas del "monumento" de Semana Santa. Al hacerse una carroza nueva para el Cristo Miserere, se la guarda aquí, junto a numerosas andas y otros útiles de las procesiones, y desde entonces las piezas del monumento se guardan en la casa del cura.

Su nombre correcto no es “guasera” sino huesera. ¿Y sabéis por qué la llaman la “huesera”? Porque tras esa pared están depositados numerosos huesos. Ya de niños saltábamos esa pared de piedra de sillería, de unos dos metros de altura, que cierra un ángulo de la iglesia, y al cavar un poco en busca de lombrices, aparecían depositados numerosos huesos. Desconocemos cómo fueron a parar allí.

2 comentarios:

  1. Menos mal que tenemos a Candido que nos la cuida si no ...........

    ResponderEliminar
  2. Como sabéis el antiguo cementerio estaba al lado de la iglesia, el lugar que hoy ocupa el parque. Creo que los huesos que aparecían desenterrados eran echados a la huesera.
    Por cierto, otro hecho desinteresado de Cándido.

    ResponderEliminar

COMENTARIOS:

BLOG DE LA A. C.EL SOTO